En comparación con individuos de la misma edad, los deportistas parecen tener un mayor riesgo de muerte súbita cardiaca. Se estima que entre los deportistas de menos de 35 años de edad la incidencia anual de muerte súbita cardiaca es de 0,7 a 3,0 por 100.000 atletas. Los deportistas mayores presentan una incidencia de muerte súbita cardíaca más elevada, y en este subgrupo los principales factores de riesgo son la edad y la intensidad del ejercicio realizado.

En los deportistas jóvenes las principales causas de muerte súbita cardiaca son los trastornos arritmogénicos hereditarios (miocardiopatías y canalopatías), y la enfermedad coronaria (congénita y adquirida). Los datos del Registro de Muerte Súbita en Atletas Norteamericanos muestran que las cardiopatías causales más frecuentes encontradas en deportistas de menos de 40 años son la miocardiopatía hipertrófica (36%), las anomalías congénitas de las arterias coronarias (17%), la miocarditis (6%), la displasia arritmogénica del ventrículo derecho (4%) y las canalopatías (3,6%). En cambio, en los deportistas de mayor edad la enfermedad coronaria aterosclerótica pasa a ser responsable de más de la mitad de los casos.

Se ha comprobado que los reconocimientos preventivos son eficaces en la prevención de la muerte súbita cardiaca. Estos reconocimientos deben ser enfocados a la detección de las enfermedades que más frecuentemente generan este problema.

En la XV Edición de la Media Maratón de Madrid 509 participantes (434 hombres y 75 mujeres) contestaron una encuesta de salud cardiovascular. Se les preguntó por síntomas cardiológicos al esfuerzo, valoración médico-deportiva previa, y pruebas complementarias realizadas (ECG basal, prueba de esfuerzo y ecocardiograma).

El 48,1% de los encuestados manifestó no haberse realizado nunca un reconocimiento médico para la práctica deportiva. Por otra parte, 90 corredores (17,7%) manifestaron haber presentado durante el ejercicio dolor torácico, palpitaciones, mareo intenso, o pérdida de consciencia. El análisis de este subgrupo "posiblemente sintomático" mostró que el 52,2% nunca se había realizado un reconocimiento médico para la práctica deportiva, el 13,3% nunca se había realizado un electrocardiograma, y el 57,8% nunca se realizó ni una prueba de esfuerzo ni un ecocardiograma.

Los deportistas suelen considerarse sujetos sanos, infravalorando sus síntomas. Aunque en nuestra sociedad esté aumentando la participación en carreras populares cada vez más exigentes, los deportistas no siguen un adecuado control de su salud cardiovascular, sometiéndose a esfuerzos físicos extremos sin haber comprobado antes si su corazón está preparado para soportarlos. El problema radica en que la población no es consciente de que existen cardiopatías de curso asintomático que al ser sometidas a un esfuerzo físico extenuante pueden desencadenar complicaciones fatales.

El ejercicio físico no perjudica la salud, pero puede poner de manifiesto enfermedades cardíacas ya existentes que hasta entonces se habían mantenido asintomáticas. La expresión más dramática es la muerte súbita producida durante la práctica deportiva o el ejercicio físico intenso, pudiendo ocurrir en todas las franjas de edad, y afectando tanto a deportistas de nivel competitivo como recreacional.

La gran mayoría de las enfermedades cardíacas silentes que pueden generar complicaciones durante la actividad deportiva pueden diagnosticarse mediante una revisión cardiológica preventiva relativamente sencilla y no invasiva.

Este reconocimiento está diseñado y dirigido por un médico especialista en Cardiología, y comprende la realización de los procedimientos siguientes:

  • Visita inicial: Realizada por un cardiólogo en donde se obtiene la historia clínica del paciente, y se realiza un examen físico cardiovascular
  • Electrocardiograma basal de 12 derivaciones
  • Ecocardiograma-Doppler con el fin de descartar la presencia de alguna cardiopatía estructural de riesgo
  • Prueba de esfuerzo máxima en cinta rodante para descartar la presencia de patología isquémica cardiaca y para conocer la condición física del individuo
  • Visita final comunicando los resultados del reconocimiento, aportándose consejo médico sobre la práctica deportiva y sobre la conducta a seguir en función de los hallazgos observados. En caso de ser preciso, en esta visita final podría recomendarse realizar algún examen adicional en función de los hallazgos observados (espirometría, análisis de laboratorio, TC coronario, resonancia magnética cardiaca…).

Horario:

Se realiza los jueves por la mañana a primera hora con entrega de resultados y consejo médico el mismo día al mediodía.

Atención preferencial sin lista de espera.


Integrantes:

Nuria, Anguera Ferrando

Ramón, Pujadas Company

Federico, Sagues Gabarro


Contacto y turnos:

Número de contacto general (centralita): 933 221 111